Aunque con menos publicidad que los avances existentes de la Realidad Virtual, la Realidad Aumentada presenta aspectos interesantes para el marketing.

La Realidad Aumentada es una tecnología que añade al mundo real contenido virtual que puede ser visualizado mediante diferentes dispositivos. El impacto ha llegado hasta las empresas que ya comienzan a planear como implementar el recurso a sus estrategias publicitarias.

Debido a que la Realidad Aumentada puede ayudar al aprendizaje, crear consciencia o cambio de hábitos, es ideal para el marketing social.

Implementar esta tecnología involucra más a las personas, además de llamar su atención a temas de ecología, prevención y educación cívica.

Otra forma de integrar la realidad aumentada dentro del marketing es mediante catálogos interactivos.

A diferencia de un catálogo impreso, realizar un catálogo en Realidad Aumentada puede mostrar al usuario como se vería el producto dentro de su hogar.

Esto es especialmente para los comercios electrónicos ya que los usuarios tendrían una visión más clara de las dimensiones y usos de los productos, mejorando ampliamente la experiencia de compra.

La Realidad Aumentada no solo beneficia a los comercios electrónicos, sino también a los tradicionales. Con el uso de este recurso, las personas pueden probarse la ropa en su computadora antes de acudir al local.

Muchas marcas utilizan personajes o mascotas que integran a sus estrategias de marketing y comunicación, y que incluso forman parte de sus isologotipos.

La realidad aumentada brinda la oportunidad de que estos personajes cobren vida y se relacionen con el público, logrando mayor recordación y posicionamiento.

La tecnología para implementar la Realidad Aumentada dentro del marketing por lo que hay que aprovecharla para hacer más atractivo el mensaje que queremos transmitirle a los consumidores.

Fuente: Peru.com