Dentro de las redes sociales existen contenido que funcionan mejor que otros. ¿Por qué?

En los objetivos que tienen las marcas dentro de su estrategia de marketing digital es encontrar ese contenido viral que los haga llegar más allá de su audiencia leal, convirtiéndolos en tendencia nacional o mundial.

En realidad alcanzar ese grado de viralidad no es tan sencillo de conseguir como parecería, ya que requiere un mayor trabajo y una comprensión integral de muchos factores. El impacto emocional, storytelling, momento adecuado y el canal correcto para que las personas lo encuentren y compartan fácilmente.

Sin embargo, el que un contenido se convierta en viral no siempre se encuentra en las manos del equipo de marketing. El elemento crucial en todo este proceso es el cerebro de los consumidores, el cuál responde de manera diferente dependiendo de los estímulos que recibe.

En un estudio reciente publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, el cerebro responde de un modo diferente a las historias que se comparten luego a las que no lo hacen. Los contenidos virales activan las áreas del cerebro asociadas con el valor y la recompensa.

Como la mayoría de los expertos reconocen, ciertos contenidos funcionan mejor en redes sociales ya que contribuyen a crear una imagen determinada de aquellos que las comparten.

En contra parte, aun cuando los usuarios se identifican con un tipo de contenido determinado y alguna parte del cerebro se ilumina, lo que significaría que es más propenso a compartirlo, terminan por no hacerlo en un acto de autocensura, para que sus círculos sociales no sepan que están interesados en un tema particular.

Es por esto que es muy complicado determinar que contenidos serán virales o no, aunque no debemos desanimarnos, sino esforzarnos por conocer de una mejor manera a nuestra audiencia.

Fuente: PuroMarketing