Si bien son términos que van ligados uno del otro, existe significativas diferencias entre ellos al aplicarlas en una estrategia de marketing digital.

Las redes sociales son creadas por Facebook, Twitter, LinkedIn, entre otras; que conectan a millones de usuarios en el mundo, más no las aplicaciones en sí, estas son solo medios sociales. Sus usuarios tienen intereses comunes, interactúan, crean vínculos y se conectan a través de un medio social. Eso es una red social.

Por su parte, social media va un paso más allá. Es el conjunto de plataformas, herramientas, medios de comunicación y aplicaciones con las que se crea interacción, distribución y colaboración entre los usuarios por medio de diversas herramientas como RSS, Facebook, Snapchat, WordPress, YouTube, etc.

En otras palabras, las empresas pueden acceder a una red social y hacer perfil, pero no tener seguidores. Con social media se puede crear una estrategia que provoque que la gente los empiece a seguir.

Ya establecida esta diferencia, se debe tomar en cuenta que es necesario una estrategia digital para conseguir presencia en la web, que puede ser en redes sociales, página, aplicaciones, etc.

Dentro de la estrategia, se deben desarrollar acciones en redes sociales cuidadosamente coordinadas con otros elementos de social media, para obtener resultados positivos para la marca.

Esta estrategia debe diseñarse con el objetivo de conseguir clientes para tu negocio, no el obtener millones de seguidores, por lo que se recomienda tener paciencia, ya que ninguno de los dos aspectos se logra en un corto periodo de tiempo.

PARA OBTENER INFORMACIÓN SOBRE NUESTROS PLANES DE SOCIAL MEDIA HAZ CLICK AQUÍ

Fuente: Merca2.0