Actualmente, se ha encomendado a los algoritmos diversas funciones, incluyendo trabajos creativos que se creía solo una persona podía realizar.

El avance ha sido tan significativo, que diversas agencias han realizado pruebas para utilizar a su robot de respuestas automáticas como generador de “copy” en campañas publicitarias.

Si bien esto no significa que las máquinas van a tomar todo el trabajo en una estrategia de marketing, su inteligencia se hace cada vez más sofisticada, llegando a ser capaces de escribir noticias automáticas, desde los artículos basura hasta contenido profundo y valioso.

A pesar de esta tendencia a la automatización, los robots aún tienen deficiencias al momento de realizar pensamientos abstractos, cuestión vital al momento de establecer una estrategia de marketing, siendo menos creativos que los humanos.

Por esto se espera que la relación entre las personas y los robots no sea en cuestiones de reemplazo, sino un complemento al trabajo para aumentar su efectividad.

Fuente: PuroMarketing