Es verdad que la publicidad está llena de clichés, muchos de los cuáles ya no tienen resonancia entre los consumidores.

En la mayoría de los casos, los estereotipos terminan siendo una versión deforme y simple de la realidad, esto se debe a que la sociedad cambia constantemente, dejando a esas creencias estancadas en el pasado.

Uno de los más recurrentes es la imagen que se tiene de la mujer dentro de la publicidad, la cual sigue siendo presentada con ideas que no han parecido avanzar desde hace 200 años.

En un estudio realizado por la empresa Unilever, revelo que los estereotipos ya no funcionaban por que el 60% de las mujeres y el 49% de los hombres sentían que anuncios con esta visión tenían un impacto en su vida diaria y en las expectativas que se tenían de ellos.

El Museo de las Marcas con sede en Londres realizo un análisis que el que se pueden identificar los clichés publicitarios de la mujer más recurrentes:

{slider Obsesionada con el hogar}

La más utilizada por los productos de limpieza, se refleja a una mujer llena de energía, pero que solo la enfoca en las labores del hogar.

{slider Cuidadora desprendida}

Desde hace muchos años, los anuncios publicitarios están llenos de madres que dan todo por sus hijos. La imagen de esta mujer es maternal, sacrificada y exclusivamente responsable del cuidado de su familia.

Se asocia esta imagen con la madre perfecta, lo cual genera expectativas poco realistas sobre el rol de la mujer.

{slider Objeto sexual}

Del otro lado de la moneda, tenemos otro cliché que genera expectativas irreales sobre las mujeres: los anuncios donde se sexualiza a la mujer de sobre manera para vender un producto, sin importar cuál sea este.

A pesar de que existen diferentes estudios que demuestran que el sexo ya no vende, y las críticas de los sectores feministas dentro de la sociedad, este tipo de publicidad sigue prevaleciendo en la actualidad.

{slider Diosa inalcanzable}

Es un tipo de anuncio, como apuntan en el análisis, que no está destinado a los hombres sino más bien a las mujeres. Es el tipo de publicidad aspiracional que la publicidad de empoderamiento de los últimos tiempos ha atacado de forma directa.

Las mujeres de estos anuncios son perfectas, o esa es la imagen que quieren transmitir, una suerte, indican, de ideal inalcanzable creando nuevamente expectativas irreales.

{slider Malabarista sobrecargada}

De acuerdo al análisis, se representa a la mujer como “una madre trabajadora ocupada que tiene mucho que hacer, frustrada e infeliz”, el cuál es utilizado para la venta de cualquier cosa.

{slider Rol secundario}

Tanto en la publicidad como en la industria del cine, se recurre a utilizar a la mujer como un simple elemento del fondo. Su papel es apoyar al protagonista masculino y solo se les coloca en la producción para dar “variedad visual”.

{/sliders}

Fuente: PuroMarketing