De acuerdo a estudios recientes, el filtro que escojas más seguido podría indicar en qué estado mental te encuentras.

Investigadores de la Universidad de Vermont y Harvard descubrieron que las fotos publicadas en la cuenta de Instagram de una persona pueden analizarse para detectar casos de depresión.

Se analizaron factores como el brillo y el color, entre menos predominancia tenían más marcados eran los indicios de depresión. El software encargado de analizar estos datos acertó correctamente en 70 por ciento de los casos de este padecimiento.

El filtro “Valencia” fue el más popular entre los usuarios que no padecían esta enfermedad, mientras aquellos que sí escogía con más frecuencia el filtro “Inkwell”. El primero aclara las fotos, mientras que el segundo las convierte a blanco y negro.

Estos estudios tienen aspectos positivos ya que indican una manera discreta y barata de usar las redes sociales para detectar problemas de salud, sin embargo estos hallazgos podría traer consecuencias negativas si esta información se vende a alguien que pueda ganar dinero interactuando con personas deprimidas.

Fuente: CNN Expansión