Ser uno de los canales de comunicación con mayor influencia a nivel mundial, no siempre se traduce en ganancias económicas.

En su reporte fiscal al cierre del 2016, Twitter reporto haber perdido una cantidad cercana a los 167 millones de dólares. Esta cantidad es considerablemente elevada para una red social a la que se le toma muy en cuenta para determinar las tendencias más populares a nivel mundial.

Líderes políticos y celebridades utilizan Twitter para dar su opinión de diversos temas de actualidad los cuales son utilizados en noticieros, eventos deportivos, entregas de premios, entre otros para indicar que se está hablando del tema.

Sin embargo, a pesar de esta gran influencia y el impacto que tienen, no se han reflejado en ingresos a sus arcas económicas. Al final del día, esta influencia que se está consiguiendo es completamente orgánica.

Las marcas pueden obtener sus objetivos de ventas de manera prácticamente gratuita, sin tener que invertir en publicidad. La influencia que tiene Twitter no quiere decir que se vayan a vender anuncios.

En contraste, Facebook se ha distanciado mucho de Twitter debido a que ha logrado posicionarse de manera destacada en el mercado, centrando su estrategia en la monetización, lo que ha atraído a los anunciantes. Facebook les ofrece las herramientas y escenarios ideales para sus objetivos de venta.