Si bien existen buenas prácticas para mejorar la posición de tu sitio en motores de búsqueda, también hay técnicas para perjudicar la visibilidad de tu sitio.

El SEO negativo consiste en métodos poco éticos para atacar un sitio web con la intención que se penalice su posicionamiento orgánico y reputación en los buscadores. Dependiendo de la intensidad del ataque, los negocios y plataformas pueden padecer riesgos y peligros de intensidad variable.

La diversidad de técnicas de SEO negativo (también conocido como SEO Black Hat), comenzaron a popularizarse después de que Google lanzara la actualización de su algoritmo “Penguin” en abril del 2012.

Esta actualización tenía el objetivo de penalizar a los sitios que sobre optimizaban su SEO Off Page, por lo que algunas técnicas que antes se consideraban positivas, como contar con un gran número de enlaces o textos ancla, comenzaron a ser perjudiciales.

Las penalizaciones potenciaron el SEO Negativo debido a que estos factores externos, a diferencia del SEO on Page, pueden manipularse sin conocimiento o consentimiento.

Entre las estrategias más comunes del SEO negativo se encuentran:

Ataque al servidor: Mediante un bot, se envían peticiones a tu servidor para hacer más lenta la velocidad de respuesta y sobrecargar tus recursos. Con esto, se pretende que el acceso al sitio se colapse.

Ataques de enlaces tóxicos: Es la técnica más utilizada, consiste en enviar enlaces de dudosa reputación de manera masiva hacia el sitio perjudicado. La idea es que Google piense que tratas de mejorar tu posición con la compra de enlaces.

Ataque con textos ancla: No es tan grave, pero busca contamina el estado de tus enlaces y afectar a tus palabras clave.

Ataque con contenido duplicado: Existen diversos métodos para rastrear cuando los sitios publican un contenido nuevo en su blog mediante el RSS. Algunas personas perjudican a las webs copiando el artículo e indexándolo en Google antes de que tu contenido original se haya indexado, perjudicando, por lo tanto, tu ranking.

Ataque a la reputación: Esta técnica trata de dañar la imagen de una marca o negocio determinado. Normalmente se realiza mediante diferentes canales de redes sociales, reseñas y comentarios. Si estos comentarios y reseñas aparecen en las primeras páginas de Google, pueden generar una pérdida considerable de tráfico hacia tu sitio, empeorando tu posicionamiento, trayendo consecuencias muy negativas para tu empresa.

Fuente: Ticbeat