Dentro de las redes sociales y el marketing digital, surgen diferentes tipos de términos conforme evoluciona el mercado. Uno de ellos es el “engagement”.

El “engagement”  significa lograr una conexión con la audiencia, un vínculo emocional que sea difícil de romper. Esto provoca que los clientes o seguidores interactúen con las marcas, compartan su contenido y las defiendan en diferentes espacios.

Esta razón es por la cual el “engagement” trasciende a los likes o retweets, este vínculo  forma una comunidad perfectamente identificada e involucrada con la marca. Este tipo de conexión puede sonar difícil de lograr debido a que existe tanta competencia, brindándole a los consumidores múltiples opciones e información dentro de las redes sociales.

El primer paso para poder conectar con un usuario dentro de las redes sociales, es humanizando a las marca, brindarle una personalidad. Con esto se generara más confianza ya que los usuarios percibirán que están interactuando con personas y no con un sistema automatizado de publicaciones o robots.

Otro aspecto que debemos tomar en cuenta para lograr una conexión es escuchar a la audiencia, no solamente brindando información, sino dando pie a que se establezca una conversación. Esto provocara que el usuario confíe en la marca y crea en ella, tal y como sucede con sus amistades.

El generar confianza hace que los clientes se vuelvan más fieles a la marca y este aspecto se traduzca en mayores ventas. Sin embargo, este proceso no es solamente una tarea de un día, una semana o un mes. Es algo que se debe llevar de manera constante, teniendo la atención hacia la audiencia diariamente.

La pregunta principal que debemos hacernos para cuidar que nuestros clientes se mantengan involucrados es ¿qué nos gustaría que nuestra marca favorita hiciera por nosotros en redes sociales? Con esto podemos convertir a estas plataformas de comunicación en aliadas de nuestro negocio

Fuente: MarketingLovers