Existen diferentes razones por las cuales las personas gastan su dinero más allá de la utilidad que ofrecen los productos.

Las sensaciones como alegría, ternura y felicidad que ofrecen algunos productos o servicios proyectan desde los aparadores o en los comerciales, influyen en los hábitos de compras.

Puede darse el caso de que se adquieran productos en base al análisis de las propias finanzas o para cubrir alguna necesidad, pero la realidad es que la compra se realiza desde tu lado emocional.

Es más eficiente llegar al corazón del consumidor que a su razonamiento para hacerlo comprar, por este motivo, en cada campaña influye fuertemente en sus emociones y estados de ánimo.

Para poder ejecutar un plan de esta magnitud debes conocer cuáles son las razones emocionales que influyen en el proceso de compra del consumidor, con el objetivo de determinar las causas que desencadenan las ganas de comprar de tu audiencia.

Fuente: Merca2.0