Si bien Twitter es una de las redes sociales más populares del mundo, estudios recientes han revelado que un porcentaje de sus usuarios no son seres humanos.

Estos “usuarios” en realidad son “bots”, que son cuentas programadas y no piensan en el contenido que comparten, por lo que no es original pero aun así pueden parecer como personas normales. Sin embargo, un usuario humano puede adoptar un comportamiento similar a un “bot”.

Se estima que dentro de Twitter existen alrededor de 3 millones de “bots”, lo que representa un 1 por ciento del total de usuarios, y aunque este porcentaje pudiera parecer insignificante, es una estadística significativa y debe analizarse para comprender las implicaciones que este fenómeno tiene.

Los “bots” tienen un contexto negativo, pero no necesariamente son malos. Existes “bots” que dan información del tráfico, el clima actual, los precios de productos, y en general proporcionan información útil”. “Adicionalmente, pueden ayudar a los usuarios reales a resolver sus inquietudes en horas donde no haya una persona de servicio al cliente”, declaro Emilio Ortiz, director de Data Science de Séntesis, agencia que elaboro este estudio sobre los bots.

Estas fueron las conclusiones a las que los investigadores de Séntesis llegaron en relación a los “bots”:*Estos publican automáticamente contenido de ciertos medios, lo que posiciona de mejor manera las noticias dentro de Twitter, apareciendo en los primeros lugares dentro de la búsqueda de usuarios, lo que representa un mayor tráfico en la red y mayores ingresos para el sitio.

Existen personas que los utilizan con un objetivo en particular, ya sea beneficiar o perjudicar a un tercero, que en este caso suele ser una figura pública o una empresa en particular. Si bien esto también se da con solamente con usuarios reales, los bots pueden influenciar la opinión pública si el contenido que muestran como si viniera de una persona real.

En muchos de los casos, una cuenta real puede parecer una cuenta “bot” si abusa de la programación de los tweets, pareciendo muy robótico y poco natural.

Para evitar ser identificados por Twitter, algunos bots utilizan nombres y apellidos generados al azar, así como descripciones básicas o refranes. Suelen seguirse entre ellos y detienen sus publicaciones esporádicamente para generar nuevas cuentas.

La mejor manera de identificar a un “bot” es mediante la redacción y semántica de sus tweets, además de que no suelen aportar una opinión especifica sino solamente contenido relacionado de manera general, es decir, no presentan un argumento detallado del tema sobre el cual están twitteando.

Fuente: Merca2.0