El servicio de mensajería será gratis para los usuarios, anuncia el presidente ejecutivo, Jan Koum; pero se busca que empresas paguen por enviar mensajes a los consumidores.

La compañía de siete años, que fue adquirida por la gigante red social Facebook por 19,200 millones de dólares en 2014 y cuenta con casi 1,000 millones de usuarios, está realizando pruebas para que restaurantes, aerolíneas y compañías de tarjetas de crédito paguen para contactar a los consumidores, dijo Koum.

“Hoy estamos anunciando que WhatsApp será gratis para los usuarios. No vamos a cobrar más un dólar por año”, dijo Youm a una audiencia de emprendedores e inversores en la conferencia Digital Life Design en Múnich.

“Durante años le hemos pedido a la gente que pague por usar WhatsApp después de su primer año. A medida que hemos crecido, encontramos que este método no ha funcionado bien. Muchos usuarios de WhatsApp no tienen tarjetas de crédito o débito y se preocupan de poder perder acceso a sus familias y amigos tras el primer año”, dijo Koum.

Una vez que retire la cuota de uso anual, la compañía no va a obtener ningún ingreso por la aplicación de mensajería instantánea.

El servicio tampoco tiene publicidad, mecanismo que otros sitios gratuitos, como Facebook, utilizan como modelo de negocio.

La estrategia de WhatsApp para hacer dinero son los servicios profesionales.

“A partir de este año probaremos herramientas que te permitirán usar WhatsApp para comunicarte con negocios y organizaciones. Esto significa comunicarte con tu banco sobre si una transacción reciente fue fraudulenta o con una aerolínea por un retraso de un vuelo”, dijo la compañía.

Sería una especie de servicio de pago de atención al cliente, donde las grandes empresas pagan a WhatsApp para comunicarse y registrar las solicitudes y reclamaciones de sus clientes.

De esta manera, WhatsApp se convertiría en una plataforma digital como ya lo ha hecho Facebook Messenger, la otra aplicación de mensajería de la red social que cuenta con 800 millones de usuarios.

WhatsApp cuenta con 990 millones de usuarios en todo el mundo, por lo que tener un servicio de comunicación con empresas seguramente afectará a todo el mercado de software de atención al cliente, así como a los modelos basados en llamadas telefónicas para realizar reclamaciones.

Fuente: BBC Mundo