Mediante el protocolo de cifrado E2EE (end-to-end) la popular aplicación de mensajería asegura que las conversaciones de los usuarios sean completamente privadas.

Este protocolo estricto en el que solo el emisor y el receptor pueden leer los mensajes, por lo que no pueden acceder a ellos ni siquiera los proveedores de telecomunicaciones, los proveedores de Internet o los dueños de la aplicación, así que todos los mensajes, llamadas, fotos y videos que se compartan en la aplicación paran a estar encriptados de extremo a extremo.

Esto significa que la compañía no tiene la capacidad para acceder a los mensajes de sus clientes, ni siquiera por orden de las autoridades. Este movimiento llega después de la batalla legal entre Apple y el FBI para desbloquear un dispositivo móvil involucrado en el incidente de San Bernardino.

Con este cambio se protege la privacidad de los más de 1,000 millones de usuarios que usan el servicio de mensajería. A partir de este mes, todo en la plataforma será encriptado para todos los dispositivos móviles que soporten la aplicación.

Fuente: Isopixel